Arte & Artistas

Una Apreciación del Arte por Gonzalo Fontanés

Katsushika Hokusai (1760-1849)

Selfportrait at the age of eighty three
Hokusai es un pintor y grabador japonés del periodo “Edo”, época en la cual Japón entra a un clima  de calma que fomentó el desarrollo artístico.
Busto di Daruma, 1804
El “Periodo Edo” es una división de la historia del Japón, que se inicia 150 años antes del nacimiento de Hokusai, finalizando veinte años después de la muerte del artista con la restauración del “Gobierno Imperial” bajo las manos del último “Shōgun” Tokugawa.
Dèi, santi e poeti, 1804
Cortigiana in parata, 1826
Atto primo, 1806

El neoconfucianismo fue el motor intelectual del periodo, donde el gobierno conserva su posición autoritaria pero de una manera más tolerante y comprensiva hacia sus súbditos.

Ariwara no Narihira, 1810

Súbditos que disponen de tiempo para dedicarlo al entretenimiento y la cultura dan como resultado la aparición del “Ukiyo-e”, que se traduce como tarjetas o pinturas japonesas del mundo flotante. Su temática es amplia, se pueden ver escenas de paisajes como interiores tanto en un  teatro como en un dormitorio; se pueden ver famosos actores y luchadores de sumo como deliciosas cortesanas. Una temática de vida moderna, variada, caótica y sin censura.

The Adonis Plant (Fukujusô), 1815

En 1764 el grabador Suzuki Harunobu realiza la primera impresión policromática en Japón, rompiendo el clasicismo de la obra de Hishikawa Moronobu, pintada sólo con tinta india.

 Il fiume Tone nella provincia di Shimosa, 1833

Las masas pueden adquirir una estampa, por el abaratamiento del costo al ser elaborado de forma masiva, dando a los habitantes de las grandes ciudades como Edo (actual Tokio), Osaka o Kyoto, la posibilidad de comprar arte con la centésima parte de lo que costaría una obra original.

Beltà stante mentre si allaccia un obi, 1808

Durante estos años de transición, de un arte para pocos a un arte para todos, nace Hokusai. Pintor que llegaría a ser el referente del estilo Ukiyo-e.

Carpa, 1810

Referente de un estilo tan importante porque es el hombre que logra llevarlo a otro estadio, convirtiendo  estas imágenes “baratas” de flores, paisajes, pájaros y peces en un estilo pictórico reconocido. Para ello utilizó herramientas poco ortodoxas para la época como huevos, botellas e incluso sus propios dedos.

Averla e rondine con fragole selvatiche e begonie, 1834

Il ponte di barche a Sano, Kozuke, antica veduta, 1834

Empezó su carrera imprimiendo invitaciones para el teatro “Kabuki”, quizás este acercamiento temprano al mundo del teatro puede explicar la sensación que nos deja ver estos personajes  en ambientes históricos, que nos da  la  ausencia de perspectiva, como contemplando una escena con un telón de fondo.

Due attori di kabuki, 1805

Il ponte di Fukui nello Echizen, 1834

 Atto undicesimo, 1806

Katsushika Hokusai tuvo una larga vida, durante la cual cambió su estilo pictórico varias veces, adaptándose al periodo histórico que transcurría. Vivió en la mitad de dos siglos, el XVIII y el XIX, con una mirada dispuesta a valorar la pintura occidental (ajena y distante) lo que lo llevó a tratar la perspectiva conocida por él y sus contemporáneos de otra forma; separando aguas de ese estilo plano para adentrarse a una representación con mas dimensión.

Depositi di legname sul Tatekawa a Honjo, 1830

Benkei and Chinese princess, 1820

Bananeto a Chutõ, 1833

Una vez pintado todo lo que se podía pintar, este prolijo artista que al morir dejó más de treinta mil obras,  torna su interés en la pintura china como medio para ilustrar novelas. Produjo libros de animaciones siendo uno de los más famosos “Hokusai Manga”; uniendo los caracteres “informal” (漫 man) y “dibujo” (画 ga) creó la palabra “Manga” utilizada hasta hoy día para designar las historietas japonesas con ese estilo tan particular.

Del poeta Fujiwara no Michinobu, 1835

Dame con attendente e aquilone, 1809
Del poeta Ariwara no Narihira, 1835

El valor de un pintor como Hokusai, hoy, lo da ver una obra contemporánea en todo su significado: “Que pertenece al presente”. Su apreciación no cae dentro de falsas modas históricas u oropeles baratos, el artista trasciende con un trabajo creativo, multifacético,  adelantado a su época y entorno.

Il fantasma di Kohada Koheiji, 1831

Para mí, el ver estas imágenes me lleva invariablemente a pensar en ese cine japonés de terror tan actual. Hay una conexión, sin duda, en la esencia y percepción que nos dejan estos seres tenebrosos pintados por Hokusai y los fotografiados por Hideo Nakata, dos siglos después.

Il fantasma di Oiwa, 1831

Demone della gelosia ghigante, 1831

 Diavolo en abito ecclesiastico, 1840

Por algo artistas como Toulouse-Lautrec se fascinaron con las estampas de este “viejo” artista, presentándolo como un referente a tener en cuenta en ese París de finales del siglo XIX.

Il toupet gioiello del pube, 1820

“36 Vistas al Monte Fuji” y los tres volúmenes de la obra “100 Vistas del Fuji” son consideradas lo mejor de la pintura paisajista japonesa.

El Monte Fuji visto a través de las olas
 “A partir de mis seis años de edad,  tenía la costumbre de dibujar al natural. Me convertí en un artista, y a los cincuenta comencé a producir obras que ganaron cierta reputación; pero nada de lo que hacía antes de la edad de setenta era digno de atención. A los setenta y tres años, comencé a captar las estructuras de pájaros y animales, insectos y peces, y la manera como crecen las plantas. Si lo sigo intentando seguramente lo voy a entender aún mejor a mis ochenta y seis, de manera que al llegar a los noventa habré penetrado la naturaleza esencial de los seres vivos. A los cien podré tener una comprensión divina de ellos, mientras que a los ciento treinta, ciento cuarenta o más, llegaré a un estadio donde cada pincelada y punto que pinto tendrá vida. Que el cielo, que otorga una larga vida, me dé la oportunidad de demostrar que esto no es mentira. “  

The Dream of the Fisherman's Wife, 1820

Excelente biografía y una gran muestra de su obra en:

 http://www.katsushikahokusai.org/

Anuncios

10 comentarios el “Katsushika Hokusai (1760-1849)

  1. Gonzalo Fontanés
    febrero 17, 2011

    Gracias maluigi por el comentario.
    Un saludo.

  2. maluigi
    febrero 16, 2011

    Excelente artículo, wow…
    yo tuve la oportunidad de ver algunos de estos trabajos en el museo de etnología de Berlin, no sabía que estaban ahí, y tampoco conocía del arte japonés de esta época, y salí maravillada…que bueno reencontrar este artículo, así refresco y profundizo..
    es una maravilla…

  3. Gonzalo Fontanés
    agosto 31, 2010

    Agradecido por el comentario Mirta. Me tomo la libertad de invitar a los seguidores de Arte & Artistas a conocer tu excelente Sitio: http://fasegrafica.com.ar/mirtalusewicz/yo.htm
    Un saludo.

  4. mirta lusewicz
    agosto 25, 2010

    No conocia la obra erótica ni tenebrosa de Hokusai, muchas gracias por tan buenas imagenes seleccionadas, asi como la buena definición de las mismas. Sin dudas no fue “un pintor mas” de los que se conforman con lo que ya saben. ojala que… todavia siga aprendiendo…

  5. Gonzalo Fontanés
    agosto 4, 2010

    Gracias por tan estimulante comentario Sergio. Totalmente de acuerdo con la reflexión del Arte, bueno o malo.
    Un abrazo.

  6. Gonzalo Fontanés
    agosto 4, 2010

    Gracias JosEvelio por el comentario.
    Un abrazo.

  7. SERGIO
    agosto 3, 2010

    Tus post se espacian en el tiempo pero siempre son cuidados, extensos y trabajados, enhorabuena. Me ha encantado saber que este artista en cierto modo creó el manga, porque de hecho muchas de las mejores creaciones actuales de cómic creo que son comparables a determinadas obras europeas del siglo XIX, y fíjate tú por dónde este artista derivó finalmente en la composición de dibujos historiados. Además, una muestra de que el arte no es comercial o elitista, es bueno o malo.

  8. Hola Gonzalo Fontanés; por falta de tiempo y por que me “recreado” estudiando las imágenes y comentarios suyos, para la compresión de éste artista (que de forma segura influyen en mi trabajo con las tintas). Nada,sin rodeos…!! es fabuloso!!
    Dios no se equivoca nunca; por eso no creo en las casualidades.
    Enhorabuena!!

  9. Gonzalo Fontanés
    julio 31, 2010

    Gracias Vicente por tu “pequeña entradilla”.
    Un abrazo.

  10. vicentecamarasa
    julio 31, 2010

    Me ha fascinado tu post por los oportunos comentarios y la extraordinaria selección de imágenes y me he tomado el atrevimiento de hacer una pequeña entradilla en mi blog (sdelbiombo.blogia) para recomendarlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en julio 31, 2010 por en Ukiyo-e y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: